Con los años, y gracias a la globalización, se ha popularizado la noción de que existen medidas estándares del pene, para que una relación sexual pueda ser totalmente satisfactoria. Esto ha traído consigo inseguridades en los hombres que no cumplan con dichas medidas, trayendo frustraciones que; exteriorizadas en su intimidad, no permiten una experiencia fructífera del todo.

agrandar el pene
Agrandar el pene.

Considerando esto, la ciencia se ha puesto manos a la obra, encontrando técnicas, medios o medicamentos, con los cuales pueda agrandarse el órgano reproductor masculino. Aunque se ha dicho en varias oportunidades, aún conserva una noción de mito o burla, que ha traído como consecuencia, no sea tomado como algo real en la mayoría de los casos. Por otra parte, también puede asociarse por prácticas peligrosas, que puedan poner en riesgo la posibilidad de que el pene se erecte.

Si tienes dudas, y no sabes lo seguro que son estos métodos, sigue leyendo que te ayudaremos a descubrir la fiabilidad de las formas de agrandar el pene.

¿En qué consiste agrandar el pene?

El agrandamiento del pene consiste en una variedad de formas que tienen como finalidad alargar o engrosar el miembro masculino, según como se quiera. Dichos métodos pueden ser naturales; mediante estímulos; a través de medicamentos hormonales, e inclusive cirugías. Dicho agrandamiento tiene como propósito aumentar las dimensiones del pene, sin que este pierda su capacidad para conseguir una erección; ni la fuerza de la misma.

Se han hecho estudios diversos que han demostrado que el aumento del tamaño del pene es una verdadera posibilidad; empero, no se ha concluido con real certeza, cuáles técnicas rinden mejores resultados de forma permanente. Solamente estudios en el 2010, 2011 y 2013; estuvieron demostrando a través de unas estadísticas, que los dispositivos de tracción estaban ayudando a aumentar entre 1 y 3 centímetros de longitud.

No en todos los casos se observa una inmediatez en los cambios, sino que pueden ser paulatinos, e inclusive en algunos casos temporales. Como podemos suponer, los tratamientos quirúrgicos son los que garantizar mayor durabilidad, pero también riesgo; sin embargo, con la actualización de los equipos y las tendencias modernas, cada día resultan más confiables.

¿Cuándo debe recurrirse a tratamientos para agrandar el pene?

Una de las cosas que puede inquietar a adolescentes que están descubriendo su sexualidad, es precisamente contar con un tamaño insatisfactorio para sus expectativas. Esto puede generar una gran cantidad de inseguridades, que incluso retarden en gran medida sus primeros encuentros sexuales, por sentirse poco capacitados para hacerlo.

Sin embargo, lo primero que debe saberse, es que el pene pasa por un proceso de agrandamiento natural, donde no se necesitará ningún otro estímulo para que crezca adecuadamente. Entre los 19 y 21 años, este mismo alcanza su tamaño definitivo; por lo que considerar antes de estas edades algún tipo de método para hacerlo crecer, será apresurado. Por otro lado, es importante tener en cuenta que las redes sociales han creado un concepto erróneo sobre el tamaño promedio del pene; este mismo ronda entre los 11, 12 y 13 centímetros al estar el pene erecto, según el país donde se realice el sondeo.

¿Por qué dejamos esto en claro? Pues, en muchos casos llegan pacientes a las consultas con sus urólogos, manifestando una inconformidad con su tamaño del pene, cuando verdaderamente cuentan con unos centímetros normales. En estos casos, existe una disconformidad en la forma que se observa el propio cuerpo, porque se tienen expectativas muy altas que; aumentando 2 o 3 centímetros (que es en promedio lo que se puede lograr), tampoco será suficiente.

De todas formas, antes de someterse a algún tipo de tratamiento, será vital tener la asistencia de un médico especializado, para que recomiende el procedimiento más oportuno según el caso. Esto también ayudará a hacer una evaluación sobre las condiciones de su pene, e incluso podrá descartar dichas ideas si no es necesario.

Tipos de mecanismos para agrandar el pene

Se han desarrollado formas diferentes, en donde incluso existen mecanismos manuales para conseguir tal fin. Aunque en este tipo de casos se pone en duda los métodos conocidos como “naturales”, no se descartan, en vista de que pueden lograr algunos resultados. La medicina también se ha hecho cargo de esto, buscando ofrecer opciones que lograsen ayudar a quienes estuviesen buscando un aumento en su órgano reproductor… Pero, ¿Son efectivos? ¿Crean efectos secundarios? ¡Veamos!

Ejercicios manuales

Estos se realizan justamente con la mano, y constan de unas secuencias en las que se realiza una presión suficiente en el cuerpo del pene, hasta llegar a la punta. Se denomina técnica de Jelqing y no está aprobada por la medicina, por lo que no es un método que vaya a ser recomendado por urólogos.

Pese a que es la forma más fácil y sin costo alguno que se puede encontrar, también supone riesgos de realizar movimientos inadecuados; los cuales podrán crear dolor, irritación o pequeñas lesiones en el mismo. Por otro lado, los resultados pueden conseguirse a través del tiempo, y luego de más de 3 meses realizándolos constantemente.

Medicamentos

Estos se tratan de píldoras o cremas que poseen hormonas y vitaminas, las cuales estimulan el bombeo de sangre en el pene y; por tanto, pueden ayudar a mantener la erección por más tiempo, o a que esta resulte más fuerte. Lo que nos indica que no tienen una función de aumentar las dimensiones del órgano, sino más bien garantizar un desempeño oportuno en todo el encuentro íntimo. No son compatibles con otros tipos de medicamentos, lo que puede ocasionar efectos secundarios, alergias, e indisposiciones.

Cirugías

Estas consisten en realizar una intervención en las zonas aledañas al pene, las cuales tienen como finalidad lograr un aumento de 1 o 2 centímetros en el tamaño del mismo. Una de las formas de lograrlo, es mediante el pubis a través de una liposucción, o transposición de la escrotal. Existen otras formas, que involucra manipular el ligamento suspensorio del pene.

Son formas que, hechas por un profesional, garantizan un buen resultado. Necesitan reposo y una recuperación donde, dependiendo la técnica; puede incluir masajes o ingesta de algunos medicamentos en particular.

Aparatos para estirar

Estos productos son de igual manera muy efectivos, pero pueden ser incómodos o dolorosos y deben dejarse puestos en el pene entre 10 y 12 horas diarias. Con un par de meses utilizándolo comienzan a verse los resultados, alcanzando de igual manera, un promedio de 2 centímetros más en el tamaño del pene.

Write A Comment