web analytics

¿Cual es el punto g de los hombres? y conoce otras 6 zonas erogenas ocultas

¿Te haz preguntado alguna vez cual es el punto g de los hombres? El 90% de las mujeres conocen donde esta su punto G, pero desconocen que los hombres poseen uno o varios. Al tocar algunas áreas zonas especificas del cuerpo harán que un hombre hierva de placer erótico.

Aprende dónde encontrar estos punto y haz todas las cosas traviesas que se te ocurran una vez que estés allí. En este interesante articulo te diré no solo donde esta el punto G de los hombres, si que conocerás el punto G, 8, F… Etc. Sígueme leyendo y sabrás de que hablo. 😉

Conoce el punto G y otros puntos erogenos de los hombres

Si le comentaste a tu hombre que te mostrara el lugar más sexy de su cuerpo donde puedas acariciarlo, no hace falta ser una genio para adivinar que parte es. Pero resulta que hay varios lugares lujuriosos que, cuando se tocan de forma correcta, llevan su placer a un nivel más alto de lo que normalmente experimenta. “Estimular estas zonas no sólo es estupendo para un hombre, sino que también genera tensión sexual en todo su cuerpo y aumenta el flujo sanguíneo a sus genitales”, dice Ian Kerner, autor del libro Sex Detox. “Esto aumenta su excitación e intensifica sus contracciones pélvicas, multiplicando su orgasmo por diez”.

El hecho de tocar esos lugares totalmente inesperados donde ninguna mujer ha tocado antes, aumenta la excitación en cualquier hombre. Te sugiero que prendas el aire acondicionado antes de acostarse, ya que las cosas se van a calentar seriamente con lo que sigue.

Entonces, ¿Que es el punto G de los hombres?

Las mujeres no son las únicas con un poderoso punto G. La próstata de un hombre (es esa glándula que parece del tamaño de una nuez debajo de su vejiga) es el botón mágico que necesitas presionar si quieres hacer volar su cabeza en la cama. Para excitarlo como se debe, solo tienes que presionar con tus dos dedos la frontera entre los testículos y el ano mientras estan teniendo sexo o cuando le estas haciendo sexo oral. “Su próstata estará situada sobre tus dedos, dentro de su cuerpo”, dice Kerner,”así que al aplicar presión aquí, estarás frotando indirectamente su punto G”. Cuando sientas que está cerca del orgasmo, presiona rítmicamente el área (un pulso por segundo) hasta que llegue al clímax.

Una buena forma para estimularlo es colocar un dedo en el ano. Primero, asegúrate si le gusta tocando suavemente su puerta trasera con el dedo mientras están en una posición misionera o de lado a lado. “Si no te dice que te detengas y su erección no se debilita, es probable que le guste”, dice Kerner. (imagen de ejemplo)

Luego, pregúntale si puedes insertar el dedo completo. Si te da el visto bueno, pon un poco de lubricante (asegúrate de que tus uñas estén cortas), mete tus dedos unos 3 centímetros dentro del ano, y enróllalos hacia a ti hasta que sientas una pequeña bola, esa es su próstata. Da golpesitos ligeros o mueve ligeramente la yema del dedo alrededor de ella. “Luego, poco a poco, experimenta como se le pone duro y firme el asunto”, instruye Kerner. Asegúrate de que le guste lo que estás haciendo.

Conoce el punto C

Probablemente sabes que la oreja es una zona erótica, pero puede que te sorprendas al descubrir cuán poderosa es esa pequeña parte del cuerpo. ¿Y cual es la sección más sensible? El borde exterior. “Este cartílago en forma de C alberga el mayor manojo de nervios”, explica Barbara Keesling, autora de Men in Bed.

Besa su cuello y a lo largo de la parte posterior de la oreja. “Con cada beso, exhala para que tu aliento caliente el área”, dice Keesling. Entonces descansa tus labios en la parte superior de su oreja, y arrástralos por el borde para que tus labios acaricien la parte delantera y trasera de la oreja. “Cuanto más excitado este, más sensaciones sentirá”, apunta Keesling. “Ahora mordisquea y chupa su punto C“. A medida que lo haces, frota su paquete con el mismo ritmo que acaricias su oreja.

EL PUNTO 8

Este punto erógeno es un campo minado de placer. Coloca tu dedo debajo de su pene donde se juntan su cuerpo y su escroto. Dibuja un anillo alrededor de la base de su miembro con la yema del dedo (esta es la mitad superior de un 8 volteado), luego dibuja otro alrededor de su escroto donde se adhiere a su cuerpo (es la mitad inferior). “Este punto contiene el mismo tejido eréctil sensible que forma el pene de un hombre“, dice Kerner.

Durante el juego previo, traza el 8 con el dedo o la lengua o usa tu lengua para tentar una mitad mientras tus dedos cubren la otra y después cambia. Luego, circula tu lengua alrededor de su escroto y al mismo tiempo, aprieta la base de su miembro con el pulgar y el índice. “Esto atrapa la sangre en su pene”, dice Kerner.

Otras ideas atractivas: Sostén una taza de agua caliente durante cinco segundos y luego desliza las manos a través de las dos mitades del punto 8. El calor intensifica cada toque. También puedes cubrir tu dedo índice con una tela de satin para deslizarlo suavemente sobre el área. O pon una bufanda holgada de nailon o de seda fina a lo largo de la base de su pene y escroto, luego tira lentamente de ella mientras sigues envolviéndola alrededor de su punto 8. El paño girará y estimulará constantemente toda esa zona.

EL PUNTO F

En la parte inferior del pene de un hombre, justo debajo de la cabeza, hay una pequeña línea con mayor potencial de placer: el frenillo. Aunque muchas mujeres tocan el punto F durante las relaciones sexuales, la mayoría no saben cuál es la mejor manera de estimularlo. “Esta linea de tejido tiene más fibras nerviosas que se cruzan que cualquier otra parte del cuerpo”, dice Kerner. “Para darle el máximo placer, necesitas atención prácticamente todo el tiempo.”

Cuando le des sexo oral, pon tu mano en juego y arrodíllate ligeramente a su lado. De esta manera, cuando le agarres el pene, tus dedos deben estar contra la parte inferior, donde está el frenillo. Mueve tu mano hacia arriba y hacia abajo alternando con tu boca, asegúrate de alcanzar la punta de su miembro para que puedas rozar el punto F en cada viaje.

Durante las relaciones sexuales, colócate en una posición que a el le permita empujar, tal como lo haría en el estilo perrito o misionero. “Puede inclinar su cuerpo para que su frenillo tenga la máxima fricción”, dice Kerner. Apriete los músculos del piso pélvico cuando el empuje, creando una resistencia satisfactoria.

EL PUNTO X

Para encontrar este lugar, haz que tu HOMBRE se acueste boca abajo con las piernas juntas. La grieta entre sus nalgas, los pliegues donde cada nalga se encuentra con la parte posterior de sus muslos, además de los pliegues de sus muslos internos formaran una X. “Su punto X se despertara porque pasa por su ano, perineo y testículos sin tocarlos directamente”, dice Keesling.

Dale un masaje y mueve tus manos hacia abajo y baja la espalda mientras lo masajeas. Una vez que llegues a su trasero, presiona con la punta de tu dedo en el pliegue exterior de cada nalga (donde se adhieren a sus muslos) y lentamente arrastra tus dedos hacia el otro lado.

Cuando llegues a la parte de en medio medio, desliza un dedo sobre la rajadura de su trasero mientras que simultáneamente arrastra el otro hacia abajo entre sus muslos. Repito, es como si estuvieras zigzagueando los dedos mientras acaricias suavemente con el otro dedo la parte de sus muslos. “Cambiar el movimiento lo mantendra sorprendido, lo que aumenta la excitación”, dice Keesling. Para rematar, mueve la lengua alrededor del punto más cosquilleante: el centro de su punto X, donde las dos líneas se cruzan.

EL PUNTO R

Las joyas de un hombre ciertamente son extremadamente sensibles, pero hay un punto en particular en sus testículos que pueden enviar más escalofríos a su columna vertebral cuando se estimula que en cualquier otra parte de ellos. “El rafe perineal es la delgada costura que se extiende desde el centro de los testículos hasta la punta del pene y tienes que estimular esta parte de arriba a abajo”, dice Fulbright. “Está parte esta repleta de terminaciones nerviosas.”

A los hombres les encanta que les estimulen el punto R o pueden sentir que es demasiado intenso para ellos, así que experimenta tocándolo brevemente cada 20 a 30 segundos mientras le acaricias el pene durante la estimulación previa.

Signos que demuestran que debes dejar de hacer este movimiento: Él se acobarda o deja de hacer ruidos que indican que está encendido (gemidos o suspiros).

Si le vas a practicar sexo oral,”coloca tu lengua en la parte posterior de su escroto, donde se adhiere a su cuerpo, y deslízala a lo largo de su rafe”, sugiere Fulbright. “Continúa pasando tu lengua sobre su escroto y luego sube la parte inferior de su miembro hasta que llegues a la cabeza de su pene.” También puedes darle un subidón de placer mientras tienes sexo al estilo vaquera o perrito, poniendo la mano hacia atrás y rascando ligeramente su punto R con un dedo usando un movimiento de “ven aquí”.

EL PUNTO O

“Según los expertos en sexo tántrico, frotar el coxis de un hombre despierta su kundalini o energía sexual”, dice Keesling. La perilla en forma de O en la base de su columna vertebral está repleta de nervios que se conectan con su pene y acariciar esta parte puede aumentar su libido. Pídele que se coloque acostado boca abajo, coloca dos puntas de los dedos de cada mano sobre su punto O, y muévelos en pequeños círculos. “Ahora besa o lame la columna vertebral mientras giras suavemente tus dedos sobre la zona”, dice Keesling. Para profundizar la sensación, comienza a usar las uñas. Cuando termines, verás que su columna vertebral no es la única parte de su cuerpo que se pone dura y recta.

¿Te Gusto? Ayudame a Compartir 🙂
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Share on StumbleUpon
StumbleUpon
Digg this
Digg
Share on Tumblr
Tumblr
Pin on Pinterest
Pinterest
Aracely
 

Click Here to Leave a Comment Below 0 comments

Leave a Reply: