Para nadie es un secreto, que con el tiempo se van derrumbando los tabús existentes frente a la sexualidad. Tiempo atrás se tenía una visión muy conservadora frente a lo que significaba el placer, y que debía ser concebido solo entre parejas establecidas eclesiásticamente. Muchas cosas comenzaron a cambiar, y con ellas la noción del sexo como un acto independiente de la institución matrimonial, y la posibilidad del auto placer.

Este último ha sido uno de los más controvertidos, tomando en cuenta la visión religiosa de que utilizar el placer sin fines reproductivos está mal visto. Además, y si es la misma persona la cual se estimula… ¡Mucho peor, es pecado! Es así como movimientos y figuras públicas fueron abriendo campo a un mundo que normalizara la propia exploración. Surgieron como producto de ello las sex shop, que además ofrecían ideas para implementar en las relaciones de pareja.

Consolador.

Los consoladores o también denominados dildos, se han hecho paso en la cotidianidad de personas que, ya sea para su propio uso, o para juegos en conjunto, son utilizados cada vez más. Sin embargo, y aunque su popularidad los ha llevado a la fama, eso no significa que los conozcamos por completo: Aunque se han roto algunos paradigmas, sigue existiendo reserva por estos temas; lo que hace que no sea un punto de conversación tan común en las mesas de casa… Entonces ¿Tienes curiosidad sobre su finalidad y tipos? ¡Sigue leyendo!

¿Qué es un consolador?

Es un producto de satisfacción sexual, con forma fálica, el cual no vibra. Estos artículos poseen dimensiones que asemejan a los penes, justamente con la finalidad de sustituir la sensación ocasionada por este mismo. Cuentan con una antigüedad impredecible, que incluso se cree remontarse a la era egipcia.

Surgió como una necesidad casi intuitiva, en las mentes más abiertas de la época, de poseer momentos de placer sin necesidad de que dependiese de alguna otra persona; o también para avivar el fuego en relaciones sexuales con sus parejas sexuales. En vista de no existir algunos modelos fabricados para la fecha, se experimentaba con verduras u objetos que tuviesen una forma fálica.

Luego, alguna mente ingeniosa tomó la oportunidad y comenzó a crear estos artículos mayormente a base de silicona; con permisos sanitarios, los cuales demuestran que no son tóxicos para el contacto humano. Otra característica que lo destaca, es la variedad de formas y texturas encontradas, todas estas con el objetivo de ocasionar sensaciones diferentes, que conduzcan al orgasmo, inevitablemente.

Son más económicos que los vibradores, justamente por no poseer ningún tipo de función o accesorios. Tampoco son eléctricos o trabajan con baterías: Se deben emplear manualmente.

Disyuntiva a cerca del nombre

Por otro lado, la forma en la que ha sido denominado ha generado un poco de rechazo en la actualidad: El término “consolador” se ha podido observar desde una forma despectiva o discriminatoria. Justamente como se ha comenzado a tratar a los juguetes sexuales como instrumentos comunes y desprovistos de tanta moralidad, en muchos lugares prefieren decirle “dildo”. No deja de comercializarse bajo el primer término, pero no descartamos el uso de dildo en muchos lugares, como forma de cambiarle el sentido, y no emitir un acto de juicio con solo nombrarle.

Además, cabe destacar que el nombre surge justamente por su carácter “auto complaciente” en muchos casos: Originó como juguete sexual para la masturbación. De esta manera, se tomó la palabra “consolador” como forma de referirse a utilizarlo en sustitución del miembro masculino. Aunque se sigue empleando el término, se entiende que innova, satisface y ayuda a una mejor relación sexual, propia o con otros.

¿Cómo utilizar los consoladores?

Aunque hemos nombrado algunos puntos más básicos, como la masturbación y la estimulación en pareja… También se emplean para ser utilizado con un arnés; como parte de los juegos previos; y la estimulación del punto G. De esta manera, solo es cosa de experimentar, ir al propio ritmo, lubricar el dildo si hace falta, y dejarse llevar por la creatividad.

Un consolador para uso propio puede ser el primero paso, para luego proponer, jugar y comenzar a experimentarlo en pareja. Inclusive y dependiendo del uso que quiera dársele, podrá decantarse por un tipo de consolador u otro.

Tipos de consoladores

Existe cierta variedad, lo que es muy importante de saberlo antes de adquirir uno:

  1. Comunes: Son diseños clásicos, que pueden o no tener forma de pene; y de ser así, no poseen tantas texturas o detalles. Son muy económicos y bastante populares, recomendados para comenzar con la exploración sexual.
  2. Realistas: Asemejan con todo detalle un miembro masculino. Los hay de distintas formas, con curvaturas naturales, y todo tipo de detalles que aumenten el placer y hagan las sensaciones más reales.
  3. Dobles: Hay consoladores largos de doble punta, con los que es muy sencilla una doble penetración. Perfectos para juegos de pareja.

Estos por solo mencionar unos pocos… En Nuestras.es cuentan con información detallada que explica sobre cada uno de los tipos de consoladores, y opciones increíbles para no seguir postergando una sexualidad a tope.

Write A Comment